Materialidades y procesos

🌹Bisutería o Fantasía

La joyería de fantasía es una forma popular y accesible de accesorios que agrega un toque de estilo y elegancia a cualquier atuendo. Aunque estas piezas están hechas con materiales económicos, como plástico, vidrio y metales de menor calidad aún requieren un cuidado adecuado para mantener su brillo y apariencia. 

🌹Plata 925

Esta nomenclatura hace referencia a la cantidad de plata que tiene una pieza, en nuestro caso las joyas. Es decir, un anillo de plata de ley está compuesto de 92,5% de plata y un 7,5% de cobre y/o otros metales. A esta aleación de plata, con esos porcentajes, se les llama Plata de ley, Plata 925, Plata de ley 925, Plata Esterlina 925 o en inglés Sterling Silver.

Hay varias formas de saber si una joya es realmente de plata de ley, los siguientes métodos son los más sencillos para tener en cuenta y te ayudarán a identificar rápidamente la calidad de la joya.

  • La marca 925: Las auténticas joyas de plata de ley tienen una marca tallada que dice 925. Según el tamaño de las joyas puede ser más fácil o difícil de encontrar, pero si te fijas bien verás la referencia.
  • El olor: Las joyas de plata 925 no deben oler, si tiene un aroma fuerte o cobrizo es que la cantidad de plata no es el 92.5%.
  • Un imán: La plata no se pega a un imán.

🌹Acero Inoxidable 

El acero inoxidable, es un metal muy utilizado en todos los ámbitos de la vida doméstica e industrial, debido a sus elevadas cualidades antioxidantes.
Se trata de una aleación de hierro, cromo, níquel y carbono necesaria para garantizar la formación de una capa superficial autorregenerativa que la hace inoxidable.

El acero inoxidable tiene varias ventajas:

  • Es maleable al calor y se puede grabar.
  • Es hipoalergénico. No provoca ninguna reacción en la piel, salvo en casos muy raros.
  • Es ecológico. Su impacto en el medio ambiente es bajo, ya que no libera níquel y se puede reciclar infinitamente.
  • Es prácticamente indestructible e indeformable.
  • Requiere poco mantenimiento.
  • 100% reciclable.

🌹Chapado en Oro o Plata

Las capas de oro o plata se miden en micras, los chapados pueden tener 1, 2,….10 micras. Entre más micras de oro tenga la joya su chapado será más duradero.

Los chapados de oro o plata se aplican sobre metales como la plata (oro), el bronce o el cobre, lo que hace que las joyas parezcan de oro o plata cuando en realidad lo que tienen es una fina capa. El proceso del chapado es electromagnético o químico.

Las capas de oro y plata generalmente no se aplican directamente al metal principal, para ampliar su durabilidad y mejorar el color se aplica un metal intermedio o aleación (rodio, bronce…) antes de las micras de oro o plata.

🌹Baños de oro o plata

Los baños de oro o plata llevan menos micras que el chapado, pueden ser 0,0,2 -0,3 -…1 micras, lo que hace que su capa de oro o plata sea más vulnerable y dure menos tiempo. Las joyas bañadas en oro o plata requieren más cuidados por tu parte para conservar la pieza en el mejor estado posible.

La técnica de baño da muchas opciones de color para las joyas, no solo se aplican capas de oro o plata, también se suelen usar baños de rodio, lo que hace la joya más duradera aumentando el brillante de los metales y enriqueciendo así sus tonalidades cromáticas.

🌹PVD de oro o plata

Si analizamos más de cerca el significado de PVD, encontramos que en inglés significa: Physical Vapor Deposition (Deposición Física de Vapor). En francés, es conocido como depósito físico en fase de vapor. Un término bastante técnico que puede no ser muy claro a primera vista, ¡lo entendemos!

En esencia, el oro o plata PVD es un proceso de revestimiento superficial similar al chapado. Permite obtener joyas de alta calidad a un costo más accesible que las piezas de oro o plata sólido. Este proceso de recubrimiento es interesante porque proporciona un acabado brillante. El oro o plata PVD utiliza equipos llamados "nitruro de titanio" que contribuyen a su durabilidad.

Las ventajas del oro PVD son numerosas. En comparación con el chapado en oro estándar, el oro PVD es más grueso y, por lo tanto, más resistente. Su ventaja más significativa es su durabilidad excepcional. Puede soportar el uso diario, lo que prolonga su vida útil (aproximadamente 3 años) cuando se usa a diario, a diferencia de las joyas chapadas en oro de 3 micras que tienen una duración al menos 3 veces más corta.

El proceso de chapado en oro más "tradicional" se realiza mediante un método de "sumergimiento" y no es aplicable al titanio. En este proceso, la pieza de joyería se sumerge en un baño electrolítico que contiene una solución que disuelve el material y lo deposita en la joya.

Aunque el material puede perder un poco de brillo con el tiempo, esto solo ocurre de manera muy ligera y después de varios años. En cuanto a nuestras joyas de oro PVD, tienen un espesor de entre 4 y 6 micras. En la mayoría de las líneas de joyería que ofrecen chapado en oro, la capa suele ser de 3 micras.